El contrato de distribución

estás en
Tiempo estimado de lectura: 1 min

¿Qué es un contrato de distribución?
Un empresario productor o fabricante acuerda el suministro de un bien, producto o servicio, al distribuidor, que lo compra para intentar la venta por medio de su propia organización en una zona determinada. A cambio de ello, el distribuidor recibe del productor, una parte precio de venta del producto, y condiciones ventajosas en las compras y la forma de pago.
En este contrato de distribución al fabricante o productor también se le puede denominar concedente y al distribuidor concesionario.
El distribuidor o concesionario se somete a fuertes controles y exigencias en su actuación, sobre todo en los casos de exclusividad, con el fin de mantener el buen nombre de los productos fabricados o comercializados por la empresa productora o fabricante.
Asegúrate que firmas un contrato de distribución realizado por profesionales, para tener éxito y asegurar tus intereses, ya que el funcionamiento y el prestigio de tu empresa está en juego.
¿Cuándo debo utilizar un contrato de distribución?
Utilíza el contrato de distribución como fabricante, productor o prestador de servicios para:
incrementar la oferta de los productos y servicios. (p.e. si quieres aumentar la venta de tus productos)
tener mayor presencia en el mercado y en zonas geográfica concretas. (p.e. si quieres vender tus productos en otra ciudad o Comunidad Autónoma donde no tienes red comercial)
utilizar las sedes o locales de los distribuidores como delegaciones comerciales sin un mayor coste
competir con la presencia de otros productos en el mercado. (p.e. un distribuidor te puede ayudar a ganar mercado y quitárselo a tus competidores)
¿Cuáles son los diferentes tipos de contratos de distribución?
En función de si el fabricante, productor o concedente permite al distribuidor o concesionario la venta en exclusiva de los productos, este tipo de contrato puede clasificarse en:
contrato de distribución en exclusiva: el más común y el que se suele utilizar cuando se trata de contratos de distribución internacionales en los que el distribuidor no puede vender productos de la competencia
contrato de distribución selectiva: a diferencia del anterior, el distribuidor sí puede vender productos de la competencia. Este contrato suele incluir algunas cláusulas como por ejemplo, que se necesite llegar a un número de ventas mínimas para continuar con la relación comercial
contratos de distribución intensiva: el objetivo principal de este contrato es intentar conseguir el mayor número de distribuidores posibles y alcanzar un mayor número de puntos de venta

¿te ha resultado util?
no me gusta 0
Visitas: 5